EL AUTOCUIDADO COMO DEVOCIÓN

Llevo tiempo en un proceso de crear la vida que quiero y merezco. Han sido años de reconocer las maneras en las que vivía que me hacían sentir perpetua ansiedad, cansancio y desazón. Para ello, dejé mi vida en los EEUU, una vida de éxito profesional y de seguridad y estabilidad aparentes, pero llena de estrés, de miedo y desconexión. Vine a España con el propósito de crear una vida basada en la confianza, en el placer, en el sentido de comunidad y en la abundancia. Como os imagináis, no es un proceso fácil, menos cuando una pandemia se presenta para acompañarte en el camino.


La presencia de personas en mi vida cuyo amor y sabiduría me reflejan constantemente una realidad alternativa es lo que me hace seguir adelante. Personas como mi gran amiga y colega de la sanación, Isha Vela, me ayudan a reconocer las maneras en las que me engaño y saboteo a mí misma por esos patrones antiguos de escasez y desconfianza y me ayudan a seguir en el camino de reprogramarme en una mayor intimidad conmigo misma, de autocuidado y placer. En pocas palabras, aprendo y reaprendo de Isha Vela que cuidarme está bien, que merezco todo el placer al que tenga acceso, que el amor está ahí, a mi disposición y a la de todos. Por eso que este mes ofrecemos juntas un taller justamente dedicado a esto, al autocuidado como devoción.


Nos hemos socializado en una cultura patriarcal que venera el trabajo duro, la competición y la productividad. El placer, el autocuidado e incluso el cuidado de los demás se minusvalora y se desprecia. Estamos programados intergeneracionalmente en una actitud de escasez, de que no hay suficiente para todos y de que el éxito es, no sólo necesario para sobrevivir, sino lo que nos da valor como personas. Si pensamos en la historia de la humanidad, es fácil reconocer de dónde viene esto. De tiempos en los que el foco era la supervivencia y, por tanto, la actitud era producir a toda costa, proteger lo propio, defender y atacar ante cualquier amenaza. De tiempos en los que la fuerza y la agresividad eran monedas valiosas y necesarias para seguir adelante. De tiempos en los que la jerarquía, el abuso y la injusticia eran la estructura definitoria.


Al leer estas palabras, detente un momento a sentir tu cuerpo. ¿Qué sensaciones aparecen? ¿Cómo está tu respiración? ¿Dónde sientes tensión? Al escribir estas palabras, noto mi pecho como un armazón, mi respiración corta, un nudo en el estómago y la espina dorsal rígida como un palo.


Respiro…abro mi pecho…dejo mi estómago soltar…y suavizo mi espalda. De repente, siento mi peso sobre el asiento, siento mi respiración expandir y una sensación de calma y fluidez comienzan a abrirse camino por mi cuerpo. ¿Qué alivio, no? Pero sólo puedo hacer esto cuando traigo consciencia a la energía de las palabras y de los pensamientos y a las sensaciones del cuerpo que los acompañan. Sólo así, puedo reconocer cómo estoy y permitir un patrón diferente.


Este trabajo de cambiar patrones tan longevos no es tarea fácil. ¿No os pasa que inmediatamente después de permitiros o incluso de plantearos descansar os viene un sentimiento de culpa? O bien, ¿no os pasa que después de disfrutar mucho de algo y sentir placer os viene una presión autoimpuesta inmediata de “volver al trabajo”? Y no se trata de ignorar la realidad de que necesitamos producir o de las preocupaciones ante posible escasez ni de la desigualdad e injusticia que persisten a nuestro alrededor. Se trata de que, para crear una nueva realidad más equitativa, más sana y unitaria sólo se puede hacer soltando los viejos patrones y reconstruyendo desde patrones nuevos de sentir, y estar. Patrones nuevos basados en la confianza, en el amor, en el placer, en el apoyo a un@ mism@ y a los demás.


En este taller, Isha Vela y yo vamos a explorar cómo romper con esos patrones rígidos y adentrarnos en nuevos modelos de relación con nosotr@s mism@s y nuestros cuerpos. Vamos a reprogramar nuestras células hacia el amor, el autocuidado y el placer. ¿Te animas?


Para más información acerca del taller, ve a eventos

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo