Re-criando mi niña interior

Las 3 últimas semanas han sido difíciles para mí. Aparte de la cantidad de trabajo que se me ha juntado, he tenido que viajar a pesar de los riesgos de la pandemia y arreglar unos papeleos que han despertado "heridas pasadas". Me sentía removida por dentro, vulnerable y muy cansada. Tanto, que la ilusión que he sentido hacia los talleres de la serie El Cuerpo Sabe, el Cuerpo Siente se transformó en desidia y obligación. No me sentía con fuerzas de preparar el taller de este mes a pesar de que es con una gran amiga y líder, Helena Grant y que el tema es nada más y nada menos que "Re-criando al/la niñ@ interior".

Arte de @duvet_days


Mi mente me decía:

"Cris, tienes que hacerlo, es un compromiso. No importan si estás cansada, ¡así es la vida! El taller lleva anunciado desde hace meses. Si no lo haces, vas a defraudar. Si no eres consistente y cumples, vas a fracasar..."


Como veis, esta voz es bastante dura, exigente y escasa de compasión. Afortunadamente, no sé si porque el nivel de ansiedad que sentía era tan alto o porque Helena me lo pone muy fácil con su corazón tan grande, pero decidí comunicarle cómo me sentía y mi decisión de post-ponerlo. Decidí no hacer caso y dejarme controlar por esa voz interna tan áspera. Decidí asumir el riesgo de decidir algo diferente, atendiendo a mis necesidades y mis deseos. Menos mal que de alguna forma reconocí el patrón y me permití soltar riendas y hacer lo que realmente necesitaba. Como era de esperar, Helena no sólo mostró total empatía y apoyo sino que ella, como yo, estaba lidiando con una voz interna similar.


Juntas, compartiendo la una con la otra y confiando en nuestro cariño incondicional, nos dimos cuenta de que precisamente el tema de nuestro taller implicaba lo que estábamos haciendo, reprogramar nuestra relación con nosotras mismas. Tomar la decisión juntas de cuidarnos nos permite re-hacer de una nueva manera compasiva y consciente lo que nuestros padres o nuestra sociedad nos inculcó de manera inconsciente. Así que decidimos tomar este riesgo que, como muchas otras decisiones, parece nimio desde fuera pero se siente monumental por dentro. La buena noticia es que, en verdad, una vez que decides desde este lugar de amor propio, confianza y consciencia, todo se siente mucho más fácil.


Tanto Helena como yo nos sentimos muy serenas y con plena confianza de que el taller será maravilloso. ¡Tenemos mucha ilusión por que llegue enero!

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo